miércoles, 29 de febrero de 2012

ÍNTIMA DISTANCIA. (Anagnórisis)

Locura, no eres ya objeto del elogio ambiguo en que el sabio dispuso la guarida inexpugnable de su temor.Jacques Lacan

Francis Bacon. Estudio de la figura
                                         de un cuerpo humano en movimiento. 1982


Por Armando Almánzar Botello

Cogito, ergo sum” (Pienso, luego existo)
Sed amentes sunt isti” (Pero y qué, ellos están locos)
René Descartes.


Breve plagio esquizo a Don DeLillo a título de homenaje.



Yo sospechaba desde el principio un grave malentendido… Ellos me acusaban y me acusan de algo muy espinoso, y en verdad que todavía no comprendo bien a fondo toda la siniestra maraña del asunto. 

Frente a mi difícil situación, y esperando escuchar la voz y los consejos lenitivos de mi adorada y omnisapiente madre, telefoneo ahora con angustia, desde el policlínico, a la dulce y tibia intimidad de nuestro confortable hogar…

Pero en la mesita de noche del paciente esquizofrénico que ocupa la cama emplazada frente a la mía -justo al lado del espejo-, de modo aterrador y simultáneo vibra con mi llamada el timbre ominoso de su teléfono negro… ERGO: ¡Yo soy mi madre!



© Armando Almánzar Botello.
    (Tomado del libro: Legión en noche oscura)
    Santo Domingo, República Dominicana

1 comentario:

Airam dijo...

La locura habla de sí, no oculta sus diversas transfiguraciones cuando es presa de tus letras. Por el contrario, se viste de gala. Armando, eres para mí un gran motivo de orgullo. Dios te bendiga...Un beso.