sábado, 1 de septiembre de 2012

Anima Mundi


                                                         Marc Chagall. Violinista azul


Por Armando Almánzar-Botello



Para Alma Jacobo




Alígero es el nombre y vuela recto hacia lo alto.

Lentamente por el sueño un ave pura se levanta: aletazos del             
                               enigma en los espejos.

Modelado en un perfume su contorno de silencio, / amanece, /                
                            ambarino allá en su verde. 
Ave sol anima mundi, / alumbra, / ¡siempre! / gran distancia por el   
                           mar y su delirio resoplante.

Jamás lo alcanzaré, / y todavía sin decirlo, / arde aquí en la escritura               
                              su misterio de floresta.
Arribo apenas a otro ser y soy un dueño de universos: ¡tan potente  
                             es el prodigio de su luz! 

Chagall, / con nitidez, / lo dibuja en una nube junto al aura     
                   sorprendida de los ángeles perfectos. 
Obstinado su pincel curva el espacio: / un beso ya es retorno a las  
                                fuentes primordiales. 

Baila el pensamiento la grafía del azul, / su limpia nostalgia de      
                                            poemas. 

Oscurece un trazo al fin. La ceniza inexorable de otro fuego que  
                                        arde al texto.



Viernes 31 de agosto de 2012



© Armando Almánzar-Botello
Santo Domingo, República Dominicana.

1 comentario:

Elizabeth Quezada dijo...

"El arte es sobre todo un estado del alma", dice justamente, Marc Chagall. Y pienso que en este poema ha existido un reflejo de esas ánimas-mundi, no tengo la menor duda... Este es un poema sobre un poema. Un poema en grafía hacia un poema en color, en lienzo. Las alas se contraponen como los contrapuntos de cualquier melodía. Hay magia, hay luz, hay lo poema. Existe ese camino, ese arte, del que habla Elbert Hubberd cuando dijo: "El arte no es una cosa sino un camino."