jueves, 22 de marzo de 2012

Post-poesía intermitente (Exorcizando a Facebook)



Por Armando Almánzar Botello





¿Celebran así en Facebook el Día Mundial de la Poesía:

cyber-dadaísmo intermitente, neo-surrealismo, prestidigitación ludopática y virtual telepatía en post-vanguardia?...

 Los 'likes' y los comentarios aparecen, desaparecen, re-aparecen, desaparecen... ¿Es un juego secreto de atractores, un arte insospechado de fractales y cuadrículas, un sarcasmo algorítmico del humor informático más negro, tecnofílico-tanático, blanco?...

¿Es acaso un sostenido fallo técnico, un biónico e irónico dictamen judiciario, nano-astrológico?... ¿estúpida junguiana fatalidad sincrónica?...

Desaparecieron... re-aparecieron... re-encendieron las lucecitas nominales... retornaron los febriles amistosos comentarios... ¡ya se fueron!... ¿Así tu vida? ¿Así tu tiempo?

¿Intermitencia de bombillas en un árbol navideño?

¡Gran dolor existencial y herida ontológica la pérdida del Inbox!

¿Estamos ya en Navidad pronosticada y en el reino del Miedo Comercial y Cibernético?... Anticipado Paul Virilio, ¿quién es quién si arrojo bombas?

Se encienden, se apagan, se encienden… ¿Somos cuerpos-pinos nuevos, torpes cyborgs chapoteando en una sopa de electrones, o viejos ‘charamicos’ navideños y electrónicos dando tumbos por caminos de provincias muy remotas? ¿Hay máquinas de lobos y roja nieve ardiendo y no nos damos cuenta? ¿Quién le teme a William Burroughs?

¡Oh, perversidad panóptica!

¿Vivimos, como Budas, en verdad iluminados, o simplemente somos nuestras propias madres tristes, con problemas de Alzheimer, audición y cataratas, y no lo vislumbramos?...

Apágame ese espejo, apágame esa vela de pena y de abstinencia, apaga la cartera, el dios-computador y su falsa consciencia, apaga el abanico y el aire organizado que nos quema, apaga la memoria simulada en botiquines, apágame la herida, apágame los cuerpos virtuales y el silencio…

¡Apaga y vámonos, amor, apaga y vámonos! -tomados de las manos reales con que amamos-, a unirnos al bullicio promisorio del Afuera, volando hacia otro lúcido disturbio allá en las calles!



© Armando Almánzar Botello.
    Santo Domingo, República Dominicana.

2 comentarios:

Elizabeth Quezada dijo...

Es tan cierto, lúdico pero cimentado en lo real que no hay mucho que decir. Sólo observar, disfrutar, leer y re-leer y ver como una obra maestra, allá en el MOMA. Grandioso!!!

Annie dijo...

Extraordinario!!